Última tarde

La soledad es una silla resignada en un rincón

Y una vela que apacible espera el fin de las cosas

Dios es un girasol vacio y triste recuerdo que gira

En campos volados por cuervos que flotan sobre el trigo

Que se mecen hacia jarrones tristes, hacia campesinos humildes

Atardece en espera de noches estrelladas entre cipreses…

Pero en algún lugar…lejos…lejos…

…perdura la vida.

Anuncios

Acerca de framirez164

Escritor pincipiante. Futuro Contador Público.
Esta entrada fue publicada en Poesía, Poetry y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s