Adagietto para Alma

Los acordes resucitan ojos en un puente

En el agua, un verano ajado y sepia

El sol en otro siglo y el verso alado

Quietud tornasol del Imperio moribundo

Conjuran notas que ceden a la piedra calma

La apesadumbrada desmesura de una piel cálida

La juventud acodada y perpetua

Que trasciende un amor vaporoso

Una pasión salobre de vejez

Flota la elegía

Que repele la muerte.

Anuncios

Acerca de framirez164

Escritor pincipiante. Futuro Contador Público.
Esta entrada fue publicada en Poesía, Poetry y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s