Miro mis manos…

Miro mis manos

y las recuerdo del futuro

pudriéndose

tristes y apergaminadas

ruinas del bastión

reluciente y luminoso

que hoy claman.

Y así, es resto

de mi cuerpo otrora

erguido en carne altiva.

Allá yace, mustio

y oxidado en cajón

de cemento olvidado.

Y el Universo que creó

y del que fue portento?

Perdido en la Nada

hundido innominado

dejó de ser soñado

y de soñarse

como aquel yermo abandonado.

 

Los girasoles de Vincent, pp. 68-69

 

 

Anuncios

Acerca de framirez164

Escritor pincipiante. Futuro Contador Público.
Esta entrada fue publicada en Poesía, Poetry y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s